DIOSELINA TIBANA

La cocina es el lugar más importante de una casa; allí se preparan los alimentos y se escuchan las verdades. En la cocina todo se sabe y todo lo que se prepare debe saber a bueno. Dioselina era una campesina tolimense que no le tenía miedo a la ciudad, no le tenía miedo a lo que los dueños de la casa dijeran de ella. Y lo más importante: cocinaba pensando, por eso sus recetas eran difíciles de imitar y para algunos comensales  sus platos tenían un picante que irritaba. Para sus patrones fue la mujer de confianza de la casa, por eso estaba tan bien informada y sabía tanto de las cosas que nunca le enseñaron en la escuela. Siempre fue muy avispada como su ahijado, Nestor Elí.